Cap. 68 Rayuela -Cortazar- Con Calamaro x Germán Crudeli para BASTA .

sábado, 28 de agosto de 2010

No te salves - Benedetti - Con o sin ti -U2 -Por Germán Crudeli para BASTA

Casa Tomada - Julio Cortázar- audio: Pink Floyd x German Crudeli para Basta

domingo, 22 de agosto de 2010

BASTAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

miércoles, 24 de febrero de 2010

¿Chancho o huevos de codorniz? Lo importante es llegar al punto G - por Vero Cabral

martes, 16 de febrero de 2010
De las aves que vuelan
me gusta el chancho,
me gusta el chancho…
Porque vuela bajito,
como el carancho,
como el carancho.” 
Copla popular anónima. 
(Extraído del libro infantil “Coplas con mate”)

o

“RELAX and enjoy.”


Estaba yo de visita en Reconquista (¡sí yo estuve allá!) y en medio de mis vacaciones, parqueada en un jardín, pude oír la frase que sonó de la radio. Y fue categórica: “… es que la ingesta de cerdo mejora la actividad sexual. No es un dato menor, además yo estimo que es mucho más gratificante comerse un cerdito a la parrilla que tomar viagra”. A principio pensé: es un programa de recetas (¿Utilísima?) con conclusiones y consejos fármaco-eróticos (al fin, señoras y señores, unos consejos son siempre bienvenidos en lo que se refiere al combate de la caída en la rutina… o mejor, de la “crecida” de la calidad de la misma). Pero no. ¿¡La sorpresa!? Era un discurso oficial. La señora TODA entendida del asunto (incluso ella propia una cobaya de fin de semana de dicha experiencia) era la señora Fernández, mandataria del país, asegurando, mediante un acto público que firmaba un convenio con la industria porcina, que “Probar no cuesta nada, así que vamos adelante” (bueno, para adelante, hacia tras, de ladito, va saber la preferencia de cada uno…). Es decir: un lechoncito asado, una copa de vino y.. ¡CAMA! Y todo eso después de la gripe A… 


Acá en Brasil, sobretodo en mi región, Minas Gerais, esto de la fuerza de la carne porcina ya es sabido hace tiempo… Por eso nuestra preocupación, ahora, va más allá de calentar las relaciones (¿económicas?). Es más profunda: es estar en los puntos G. G20, G8, G3. No importa el punto, el señor Luis Inácio dijo: “No hay país más preparado para encontrar el punto G que Brasil.” Y Matías preocupado con huevitos de codornices… 



A propósito: acá dicen que sí son afrodisíacos…. Deben ser: los vietnamitas solo comían huevitos de codornices en el período de la guerra y jod… a EUA. Éstes (los huevitos, claro), equivalen, cada uno, en calorías, vitaminas y proteínas, a 100 gramas de leche. Solo no sé si es mejor que la “super-leche” argentina … al fin y al cabo,  la vaca allá en las tierras  del Sur, tiene alimentación especial,  … ¿será que come carne de cerdo?


Hasta la próxima.



Vero Cabral.







Y para no dejar la gente con agua en la boca… ahí van algunas recetas (incluso alguna que encontré con los tales “huevitos crocantes” de Matías…digo, jam …errr… para Matías…):

La fácil receta (requiere lo mínimo de habilidad en freír huevos)…

12 huevitos de codorniz
1 papa asterix grande (de estas medio moradas)
1 pitada de sal
Pimienta del reino (molida en la hora)
Aceite de canola
Aceite de oliva


Papas chips:
Las papas asterix (de cascara morada) tiene menos agua por eso son mejores para fritar y salir crocantes. lave y pele las papas. Haga láminas y frite en aceite caliente hasta que se queden crocantes. Seque bien con papel-toalla o servilleta.




Huevos:
Como los huevos de codorniz tienen aquella película adentro, queda imposible romperlos como un huevo común de gallina, y eso rompería la yema (claro que no queremos romper las yemas, dejarlas enteritas…) Con un cuchillo pequeño (todo en este caso parece que tiene que ser pequeño…) saque una tapa de la parte menor del huevito, dejando la cascara como una especie de vasito, haga esto previamente con todos los huevitos antes de empezar a fritar. En una sartén con el aceite de oliva, frite los huevitos con cuidado, para no endurecer la yema y no romperla (a media bomba los huevitos… ni duros ni blandos…) Reserve los huevitos fritos en un plato separado.
Para el montaje del plato y servir:
Ponga un huevo sobre una papa chips y finalice con pimienta del reino y la sal. Sirva inmediatamente.
Consejos: Antes de servir, vuelva con el plato listo al horno por 1 minuto aproximadamente y sirvan con orégano en la decoración.Para ver al jefe Javier Torrees haciendo la receta, cliquea aqui.


Con la carne de cerdo… hay que tener más habilidad que con los huevos…


Carne de Cerdo a la “mineira”

3 kg de carne de cerdo (pernil) cortado en cubos de tamaño medio
Jugo de dos limones
Ajo aplastado, pimienta del reino (o cualquiera que te guste más) y sal al gusto
3 cebollas fritas de cebolla

Como hacer:
Se condimenta la carne de cerdo y se deja descansar en el condimento por aproximadamente media hora. Después se la frita en aceite de soja hasta que se dore la carne. Después de dorada la carne cubrirla con agua, hasta que se cocine bien y seque casi toda el agua. Sacamos la carne y la ponemos en un fuente ancho. Al agua que sobra en la olla (preferencialmente de hierro) se mezcla más o menos 350 gramos de harina de mandioca y se mueve con cuchara de madera ,hasta hacerla despegarse y soltarse con los condimentos que se impregnan en la harina, haciendo lo que llamamos en Brasil de “Farofa”.Esta debe ser puesta a vuelta de la carne.

Pero, si no querés perder nada, los peruanos enseñan ésta ( no me pregunten que es el tal WANTÁN, que no hago la más remota idea de lo que sea, pero por los tales “beneficios” prometidos por el imaginario y por la señora Fernández, creo que merece la pena buscar informaciones y hacerla ya):


Ingredientes:

12 Piezas de wantan frito
50 Gramos de chancho asado en lonjas
50 Gramos de pato asado en lonjas
70 Gramos de pollo (lonjas de pechuga)
10 Huevos de codorniz
3 Rodajas de piña en conserva o natural
1 Lata de durazno al jugo
8 Vainas de jolantao
5 Cabezas de cebollita china
1 Cebolla roja (juliana gruesa)
2 Tazas de salsa de tamarindo
2 Cucharadas de chuño
1 Cucharada de aceite

Preparación:

En una sartén calentar 1 cucharada de aceite, saltear primero El pollo y colocarlo en un plato. Calentar el tamarindo, echar el pollo, chancho y pato; luego la piña, el durazno,huevo de codorniz, jolantao, cebolla y por último la cebollita china. Esperar con el chuño disuelto en agua. Rociar la salsa encima de la porción de wántan frito y acomodado en el plato y servirlo como acompañamiento con arroz blanco o chaufa.




Buen apetito a todos  y por favor, nos  informen si los resultados son buenos... como dijo la presidenta: "probar no cuesta nada"...




.

Ringo Starr lanzó su nuevo disco

viernes, 12 de febrero de 2010
El ex baterista de los Beatles lanzó el pasado12 de Enero "Y Not", su 15º álbum solista que contará con invitados de la talla de Paul McCartney, Ben Harper y Joss Stone, entre otros. 


La unión de los 2 Fab Four se produjo tras un llamado de Ringo, quien quería contar con McCartney para éste nuevo trabajo. 

"Walk With Me" es uno de los dos temas que contarán con la voz invitada del bajista. 
Respecto a la colaboración, Ringo señaló: "Hacen la canción como una conversación entre nosotros y esa fue idea de Paul, hacer su parte un tiempo detrás mío. Es por eso que es un genio y un increíble bajista". 

La última colaboración oficial entre Ringo y Paul fue en 1998 para el álbum que el baterista tituló "Vertical Man", en el que también participaron George Harrison y George Martin. 

Entre otros invitados que se involucraron en el disco sucesor de "Liverpool 8" (2008), también se encuentran Dave Stewart, Joe Walsh, Joss Stone, Van Dyke Parks, Ben Harper y Richard Marx. 

El álbum, fue lanzado el 12 de Enero de 2010 a través de Hip-O Records, es el primero producido por el propio Ringo.


Lista de temas:

Fill In The Blanks
Peace Dream
The Other Side Of Liverpool
Walk With You
Time
Everyone Wins
Mystery Of The Night
Can't Do It Wrong
Y Not

                                    
 Who's Your Daddy




El pajarito, el gato, la vaca y el presidente de Brasil - por Vero Cabral

lunes, 8 de febrero de 2010

Una historia con moraleja que me contó mi viejo, cuando yo era niña:

Había un pajarito chiquito que quería volar. Inquieto y distinto de sus hermanitos, no podía estar sosegado y de tanto intentar alzar vuelo se cayó del árbol. Se cayó justito cerca de la cola de una vaca grandota, que no viéndolo y haciendo lo que todos hacen cuando uno no mira, le cagó encima. El pobre, envuelto en la mierda de la vaca (ésta, gran responsable, como ya se sabe, por la mayor producción de gas metano del mundo, y que da el status de grandes poluidores a países como Brasil, Uruguay e India),  empezó a gritar y moverse. De lejos, acompañaba la escena un gato. Esperó que la vaca se alejara y con las puntitas de las garras le saca al pobre pajarito de la mierda. Lo lleva al río más próximo, lo lava, y lo come.


Moraleja: No siempre quien te echa en la mierda es tu enemigo. No siempre quien te saca de la mierda es tu amigo. Y si estás metido en la mierda, quedate quietecito para que no levantes más ojos para verte mal.


Leyendo y escuchando el discurso del señor presidente Luis Inácio Lula da Silva, en la provincia de Maranhão, Brasil, en 10 de diciembre de 2009, propagando a los cuatro vientos y micrófonos que va a sacar el pueblo brasileño de “la mierda”, me subió no un juicio si debe o no el señor presidente usar palabrotas en sus discursos públicos, sino que el recuerdo de la historia, que me hizo sonar un alerta casi inconsciente: Uhhhh…  ¿será el gato?


Vero Cabral






.

Borregos Border

viernes, 5 de febrero de 2010
Borregos Border se formó en la ciudad de Turdera el 25 de mayo de 2002. En poco tiempo fueron creciendo y tocando en diversos escenarios de la zona sur del Gran Buenos Aires. Su estilo musical combina folclore, ritmos centroamericanos, tango, cumbia y rock tradicional, que dan como resultado un rock fusionado.




En 2006 ganaron un concurso para presentarse en el Festival Pepsi Music. A fines de ese año editaron su disco debut "Vuelta carnero", con material fue registrado el año anterior en estudios Del Cielito, con la participación de Palo Pandolfo, el Mono de Kapanga, Eduardo Schmidt de Arbol, Cóndor y Daniel de Bersuit, entre otros.
"Río suena", el segundo disco de la banda, fue producido por Zeta Bosio y Adrián Taverna.

Integrantes

Chilli Cruses: guitarra
Darío Camacho: bajo
Jason Cruses: voz y coros
Nicolás Tato: guitarra
Pablo Leira: batería y percusión
Pitu García: teclados y acordeón

Ex integrantes

Daniel Lobos: batería




Sonia Bazanta Vides


Su música combina elementos africanos e indígenas tal cual como sucedió durante la época de la colonización española en América. Los ritmos que nacieron de esa fusión fueron múltiples siendo los más representativos la gaita, la cumbia, el porro, la chalupa, el sexteto y el mapalé.



Pertenece a la cuarta generación de una familia dedicada a la música, aprendió a bailar y cantar desde niña pues su padre era percusionista y su madre cantanté y bailarina. En 1964 junto a sus padres y hermanos conforma su primer grupo. Después de estudiar en el conservatorio de la Universidad Nacional de Colombia y de realizar varias giras internacionales, en 1982 acompañó a Gabriel García Márquez a recibir el Premio Nobel de literatura en Estocolmo, Suecia.

Grabó su primera producción en Francia en el año 1983 .Posteriormente se dedicó a recorrer Europa y a estudiar en la universidad de La Sorbona de París, así como en otras instituciones de Santiago de Cuba y La Habana.

En 1991 participó en El Festival Cervantino de Guanajuato y en el festival de música del Caribe en Cancún, ambos en México. Ese año es invitada por WOMAD (World Music Arts and Dance), la fundación de Peter Gabriel, para grabar con el sello Real World el álbum “La Candela Viva” que apareció en el año 1993. En 1992 representa a Colombia en La Feria Mundial realizada en Sevilla, España .

En el año 2002 fue nominada al Premio Grammy Latino en la categoría mejor álbum tropical tradicional por Gaitas y Tambores.
Discografía
Cantadora (1983)
Colombia - Toto La Momposina y sus Tambores(1989)
La Candela Viva (1993)
Carmelina (1995),
Pacantó (2000)
Gaita y Tambores (2002)



CORREPI - BOLETÍN INFORMATIVO

NÚMERO 543 – 28 de enero de 2010.

Sumario:

1.- Otra semana de polichorros.
2.- Gendarmería argentina dirige la represión en Haití.
3.- Represión y picanas en Salta.4.- Represión y movilización popular en Francia.
5.- Gatillo y represión en Don Torcuato.
6.- Más tortura y muertes en lugares de detención.

OTRA SEMANA DE POLICHORROS

En un control de tránsito, la policía de Lanús detuvo un Ford Galaxy que circulaba sin chapas patente. Dentro del auto encontraron una pistola calibre 32, tres carteras de mujer, billeteras, chips de celulares y teléfonos varios. El conductor quedó detenido, y poco después se lo identificó como autor de varios robos en Valentín Alsina y otras localidades del conurbano sur. ¿La sorpresa? Ninguna. Era un cabo 1º de la policía federal, que ya estaba suspendido desde el pasado 13 de agosto por otros delitos.

En Orán, Salta, ya sabemos que hablar de narcotráfico o contrabando necesariamente implica a la verde gendarmería. En estos días, fueron siete los gendarmes del escuadrón 20 que quedaron detenidos, junto con cómplices civiles, por contrabandear productos textiles y juguetes.

Y en Rosario, cinco policías de la inefable santafesina fueron detenidos por integrar una banda que se dedicaba a “mejicanear” a otros delincuentes. Amparados en aquello de que “ladrón que roba a un ladrón...”, los uniformados son responsables de una veintena de robos a personas con prontuario, lo que les daba la seguridad de que sus andanzas no serían denunciadas. El modus operandi era bien simple: hacían inteligencia sobre sus potenciales blancos como si se tratar de investigaciones oficiales, y luego los robaban, siempre de uniforme y con sus armas reglamentarias. "No le hacían asco a nada. Mejicaneaban dinero en efectivo o la droga", publicó un diario local, citando una fuente reservada. En el caso que provocó su caída, cebados de impunidad, como no encontraron suficiente dinero forzaron a la víctima a ir, con ellos, a domicilios de sus socios para recaudar una suma decente. El hombre se animó a hacer la denuncia, y pudo probar lo ocurrido con las filmaciones de cámaras de seguridad en una estación de servicio.

Casi al mismo tiempo que estos cinco entraban en prisión, una jueza condenó a seis años de prisión a otros cuatro policías santafesinos que hace dos años, en enero de 2008, extorsionaron a dos turistas en un peaje cerca de Rosario. Como uno de ellos era un ciudadano español, subieron la apuesta, y en lugar del clásico “para el vermouth y la picadita”, le exigieron 800 euros. Mostrando su preocupación por la seguridad de los extranjeros que nos visitan, el español fue retenido hasta que los policías lo escoltaron a la oficina de Western Union donde llegó el dinero girado por su familia.

Finalmente, ya nadie se acuerda del policía bonaerense Manuel Mateos, detenido por el robo enla Secretaría de Derechos Humanos provincial, de la polibanda que secuestró al empresario Bergara, de los 1.000 kilos de droga de la banda multifuerzas de Avellaneda ni de la gran “mejicaneada” de la planta transmisora de La Plata, donde, además, se mataron entre ellos.

De nuevo: el aparato represivo estatal dirige, gerencia y protagoniza desde el delito del chiquitaje hasta el crimen organizado en Argentina.

GENDARMERÍA ARGENTINA DIRIGE LA REPRESIÓN EN HAITÍ

La ONU pidió colaboración y la presidenta argentina, “siempre lista”, no la hizo esperar para designar al comandante general retirado de la gendarmería argentina, Gerardo Chaumont, para presidir la jefatura de la policía en Haití, tras el devastador terremoto que dejó miles de muertos en ese país. "Esta decisión es, además de solidaridad, en virtud de que somos activos participantes de Minustah", dijo Cristina Kirchner en referencia a la "misión de paz" de Cascos Azules localizada en Haití.

Es que la preocupación central de los gobiernos y de los organismos internacionales, como de costumbre, no es resolver las necesidades de un pueblo que ha sido totalmente devastado, sino tener a disposición los mejores mecanismos represivos para mantener el orden en medio de tanta desesperación.

Cristina Kirchner hizo saber los méritos del comandante retirado que ejerció el cargo de subdirector de gendarmería entre los años 2003 y 2004, mientras que participó en “misiones de paz” de la ONU en las Repúblicas de Chad, Centro de África y en la misma Haití, donde ejerció cargos similares al que le fue encomendado por la ONU.

Lo cierto es que desde 2004 los haitianos padecen a tropas de diferentes países disciplinando a pura bala, entre robos, violaciones y represión generalizada.

Pero no hace falta viajar tantos kilómetros para saber lo bien preparada que está la gendarmería nacional para garantizar el “orden” en casos de catástrofes. Bien lo saben los santafesinos, que, en 2003, al igual que hoy en Haití, sufrieron que, a punta de rifle, se garantizara con represión que las víctimas de la gran inundación se resignaran, “pacíficamente y con paciencia” a esperar las migajas repartidas en las famosas “ayudas humanitarias” que tanto demoran en llegar.


 REPRESIÓN Y PICANAS EN SALTA

Salta, viernes 15 de enero de 2010. Tras las constantes subas del boleto de transporte publico, se anunció una más. Un grupo de 300 personas, en su mayoría estudiantes universitarios, se manifestaron en contra. El gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, uno de los “delfines” jóvenes que aspiran a conducir la “renovación” postkirchnerista del PJ, demostró no ser menos que su antecesor (recordemos la represión a los docentes "Noche de las Tizas"), y mandó a la infantería a "despejar la manifestación". Luego de una primera tanda de balas de goma, vinieron los gases y las picanas portátiles, las mismas que veremos en manos de la policía de Macri.

Estas picanas portátiles (stunt gun), útiles para el bolsillo del caballero policía o la cartera de la dama ídem, son funcionales para inmovilizar, torturar y matar y están vetadas para su uso por el Comité Contra la Tortura de la ONU y hasta por Amnistía Internacional. En la ciudad de Buenos Aires, con la sinceridad represiva que lo caracteriza, Mauricio Macri anunció públicamente que su policía las usaría, lo que generó un hipócrita coro de repudio encabezado por sus “opositores” locales, en un arco que va desde los “progres” de Proyecto Sur hasta la Coalición Cívica, el kirchnerismo y otros sectores peronistas. Ninguno de ellos, obviamente, objetó su uso por la policía del promisorio gobernador salteño.

En la manifestación hubo un detenido y decenas de golpeados, gaseados y electrocutados. El hombre de 60 años fue acusado de "resistencia a la autoridad" (no se dejo picanear tranquilo) y "hurto" (quiso sacarle el handy al oficial a cargo para que no recibiera más ordenes de reprimir).

Una vez más, vemos cómo la policía reprime personas que pelean por sus derechos. Ni a la dirigencia política, ni a la policía este tema les toca, pues son ellos los que viajan gratis a todo lujo (aviones, coches privados pagados con los impuestos, etc.), mientras los trabajadores, docentes, estudiantes pagan fortuna por un servicio pésimo y que no da abasto.


REPRESIÓN Y MOVILIZACIÓN POPULAR EN FRANCIA
Woippy, una ciudad de 15.000 habitantes en el noreste de Francia, fue escenario de una masiva movilización que culminó con fuertes enfrentamientos con la policía frente a la comisaría local. Los manifestantes denunciaban la muerte de un joven de 19 años, Malek, asesinado por la policía durante una persecución. Malek, su hermano y un amigo circulaban en un ciclomotor sin usar cascos, por lo que los gendarmes los persiguieron hasta causar que cayeran del vehículo. Malek murió y los otros jóvenes resultaron heridos. La fuerte represión policial contra la marcha de homenaje, encabezada por la madre de la víctima, generó la defensa de los jóvenes, con piedras y palos.

El episodio no es único ni aislado. En julio pasado, en los suburbios de Firminy, la muerte de un joven en una comisaría fue el inicio de una serie de protestas juveniles contra la policía. Otros hechos similares en diversos lugares, siempre con jóvenes hijos de trabajadores pobres o inmigrantes como víctimas, se encadenan hasta llegar a las jornadas de rebelión que sacudieron los suburbios de Paris en 2005, cuando por varios días los vecinos organizados resistieron a la policía.

Dijimos entonces: “El capitalismo no distingue por su división política, ni traza sus meridianos en relación a los puntos cardinales. El capitalismo divide entre ricos y pobres. Pero, desde hace un tiempo, se va quedando sin coordenadas para ocultar que el pueblo se empieza a cansar de los límites, de las fronteras y de las habituales prácticas de sus prefectos, policías, gendarmes, carabinieris, securité, o como sea que llamen a sus desclasados de reglamentaria y uniforme. Todos, aquí y allá, fusiladores de pobres, por orden y cuenta de la burguesía”.

GATILLO Y REPRESIÓN EN DON TORCUATO

El viernes 15 de enero, dos personas robaron un auto en Don Torcuato. Como de costumbre, el operativo policial se descargó a los tiros sobre la villa San Jorge, uno de los barrios más pobres de la zona. Uno de los escopetazos impactó en la cabeza de Héctor Omar “Coco” Villanueva, un vecino del barrio de 60 años, que salió a la puerta del comercio donde estaba, en medio del tiroteo, para pedir a los policías “no tiren, que hay chicos”. El dueño del comercio, que quiso auxiliarlo, recibió un disparo en la pierna. Cuando la esposa del trabajador quiso acercarse al herido, un policía le gritó: “Si te acercas te mato a vos también”. “Coco” murió un par de horas después, en el hospital de Pacheco.

Los vecinos de la villa San Jorge, movilizados en repudio a la represión, cortaron las vías del Ferrocarril Belgrano y el sábado 16 se concentraron frente al destacamento de la Policía Buenos Aires 2, en Avenida Del Trabajo al 1300. El mismo día, personal del Comando de Patrullas de Tigre y San Fernando, de la Comisaría 3ª de Don Torcuato y de gendarmería, protagonizaron un operativo represivo en el que las balas policiales mataron a un joven de 16 años, Facundo Vargas, que participaba de la marcha.

La familia Villanueva, patrocinada por abogados de CORREPI, ya está interviniendo en la causa que instruye la fiscal de Pilar. Aunque la versión policial intenta probar que el disparo que mató a Villanueva no fue hecho por los policías, la fuerte reacción popular ya logró que dos efectivos fueran desafectados administrativamente.

La represión policial y la lucha organizada en su contra no es una novedad para el barrio, epicentro de la actividad, a principios de esta década, del Escuadrón de la Muerte que lideraba el sargento Hugo Cáceres, alias “el Hugo Beto”, condenado con su lugarteniente Anselmo Puyó por el homicidio de Guillermo “Nuni” Ríos, ocurrido en 2001, y responsables de una docena de ejecuciones de pibes de la zona... Como entonces, se repitan los nombres de las dependencias policiales intervinientes, las mismas que nutrían con sus hombres al escuadrón, que, aunque desarticulado tras la condena de su jefe en 2004, goza de buena salud.


MÁS MUERTES EN LUGARES DE DETENCIÓN

El 21 de noviembre, Marcelo Paniagua Sánchez (28), preso en Melchor Romero, murió de una puñalada en el pecho. Romina Leota apareció “suicidada” en el pabellón nº 5 de la UP 3 de Ezeiza el viernes 27 de noviembre a la noche. El 5 de enero, en Rawson, Sergio Antonio Alderete (34) murió por fuertes convulsiones, debido a que no recibía atención médica ni la medicación necesaria por la epilepsia que sufría hace años a causa de una grave herida que tuvo en la cabeza. En 10 días salía en libertad. En la UP 13 de Junín, el 24 de enero, Diego Céspedes Díaz (28) murió luego de recibir un puntazo en la zona de la clavícula. El 17 de enero, en Viedma, Pablo Coliqueo, joven mapuche, murió “ahorcado” en los calabozos de la comisaría 1ª apenas dos horas después de ser detenido por una contravención.

Buena parte de esas muertes, presentadas como inverosímiles suicidios o resultado de peleas entre presos, son consecuencia directa de la aplicación sistemática de torturas a detenidos. En la misma semana, personal de la comisaría de Viedma donde murió el joven Coliqueo fue denunciado por tormentos por un muchacho de 18 años y otra denuncia similar fue hecha por los padres de dos chicos de 16 y 18 años en Corrientes. Y en Chaco, un grupo de familiares de presos se movilizó para denunciar las permanentes torturas a detenidos, y la muerte, en uno de los casos, del joven Ramón Martínez, fallecido once días después de ser apaleado en su celda.

En estos días se conoció un informe del CEPOC (Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos de la CTA) que enumera 78 muertes en lugares de detención durante 2009, cifra similar a la que surge de nuestro Archivo de Casos. La sintética lista de los párrafos anteriores permite inferir que, sin dudas, la cantidad real de personas muertas en cárceles, comisarías e institutos de menores es todavía mayor, y confirma que estar preso representa, después del gatillo fácil, la principal causa de muerte a manos del estado.

Visitá nuestros espacios de difusión: http://correpidifusion.blogspot.com  y http://correpi.lahaine.org

CORREPI
Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional
Ciudad de Buenos Aires • Argentina
correpi@fibertel.com.ar




Roberto Arlt: EL ORIGEN DE ALGUNAS PALABRAS DE NUESTRO LEXICO POPULAR

lunes, 1 de febrero de 2010

Roberto Arlt 
Ensalzaré con esmero el benemérito "fiacún".

Yo, cronista meditabundo y aburrido, dedicaré todas mis energías a hacer el elogio del "fiacún", a establecer el origen de la "fiaca", y a dejar determinados de modo matemático y preciso los alcances del término. Los futuros académicos argentinos me lo agradecerán, y yo habré tenido el placer de haberme muerto sabiendo que trescientos sesenta y un años después me levantarán una estatua.

No hay porteño, desde la Boca a Núñez, y desde Núñez a Corrales, que no haya dicho alguna vez:
-Hoy estoy con "fiaca".
O que se haya sentado en el escritorio de su oficina y mirando al jefe, no dijera:
-¡Tengo una "fiaca"!
De ello deducirán seguramente mis asiduos y entusiastas lectores que la "fiaca" expresa la intención de "tirarse a muerto", pero ello es un grave error.

Confundir la "fiaca" con el acto de tirarse a muerto es lo mismo que confundir un asno con una cebra o un burro con un caballo. Exactamente lo mismo.
Y sin embargo a primera vista parece que no. Pero es así. Sí, señores, es así. Y lo probaré amplia y rotundamente, de tal modo que no quedará duda alguna respecto a mis profundos conocimientos de filología lunfarda.
Y no quedarán, porque esta palabra es auténticamente genovesa, es decir, una expresión corriente en el dialecto de la ciudad que tanto detestó el señor Dante Alighieri.

La "fiaca" en el dialecto genovés expresa esto: "Desgano físico originado por la falta de alimentación momentánea". Deseo de no hacer nada. Languidez. Sopor. Ganas de acostarse en una hamaca paraguaya durante un siglo. Deseos de dormir como los durmientes de Efeso durante ciento y pico de años.
Sí, todas estas tentaciones son las que expresa la palabreja mencionada. Y algunas más.

Comunicábame un distinguido erudito en estas materias, que los genoveses de la Boca cuando observaban que un párvulo bostezaba, decían: "Tiene la 'fiaca' encima, tiene". Y de inmediato le recomendaban que comiera, que se alimentara.
En la actualidad el gremio de almaceneros está compuesto en su mayoría por comerciantes ibéricos, pero hace quince y veinte años, la profesión de almacenero en Corrales, la Boca, Barracas, era desempeñada por italianos y casi todos ellos oriundos de Génova. En los mercados se observaba el mismo fenómeno. Todos los puesteros, carniceros, verduleros y otros mercaderes provenían de la "bella Italia" y sus dependientes eran muchachos argentinos, pero hijos de italianos. Y el término trascendió. Cruzó la tierra nativa, es decir, la Boca, y fue desparramándose con los repartos por todos los barrios. Lo mismo sucedió con la palabra "manyar" que es la derivación de la perfectamente italiana "mangiar la lollia", o sea "darse cuenta".
Curioso es el fenómeno pero auténtico. Tan auténtico que más tarde prosperó este otro término que vale un Perú, y es el siguiente: "Hacer el rosto".
¿A que no se imaginan ustedes lo que quiere decir "hacer el rosto"? Pues hacer el rosto, en genovés, expresa preparar la salsa con que se condimentarán los tallarines. Nuestros ladrones la han adoptado, y la aplican cuando después de cometer un robo hablan de algo que quedó afuera de la venta por sus condiciones inmejorables. Eso, lo que no pueden vender o utilizar momentáneamente, se llama el "rosto", es decir, la salsa, que equivale a manifestar: lo mejor para después, para cuando haya pasado el peligro.

Volvamos con esmero al benemérito "fiacún".
Establecido el valor del término, pasaremos a estudiar el sujeto a quien se aplica. Ustedes recordarán haber visto, y sobre todo cuando eran muchachos, a esos robustos ganapanes de quince años, dos metros de altura, cara colorada como una manzana reineta, pantalones que dejaban descubierta una media tricolor, y medio zonzos y brutos.

Esos muchachos eran los que en todo juego intervenían para amargar la fiesta, hasta que un "chico", algún pibe bravo, los sopapeaba de lo lindo eliminándoles de la función. Bueno, esos grandotes que no hacían nada, que siempre cruzaban la calle mordiendo un pan y con un gesto huido, estos "largos" que se pasaban la mañana sentados en una esquina, o en el umbral del despacho de bebidas de un almacén, fueron los primitivos "fiacunes". A ellos se aplicó con singular acierto el término.

Pero la fuerza de la costumbre lo hizo correr, y en pocos años el "fiacún" dejó de ser el muchacho grandote que termina por trabajar de carrero, para entrar como calificativo de la situación de todo individuo que se siente con pereza.
Y, hoy, el "fiacún" es el hombre que momentáneamente no tiene ganas de trabajar. La palabra no encuadra una actitud definitiva como la de "squenun", sino que tiene una proyección transitoria, y relacionada con este otro acto. En toda oficina pública o privada, donde hay gente respetuosa de nuestro idioma, y un empleado ve que su compañero bosteza, inmediatamente le pregunta:

-¿Estás con "fiaca"?
Aclaración. No debe confundirse este término con el de "tirarse a muerto", pues tirarse a muerto supone premeditación de no hacer algo, mientras que la "fiaca" excluye toda premeditación, elemento constituyente de la alevosía según los juristas. De modo que el "fiacún" al negarse a trabajar no obra con premeditación, sino instintivamente, lo cual lo hace digno de todo respeto.



Ricardo Talesnik escritor de La Fiaca

Empecé como niño-actor a los dos años y me retiré a los trece. No completé el segundo año del ciclo secundario, estudié piano cinco años, mecánica dental dos meses e inglés un poco varias veces. 

Obtuve el rango de "cadete" en la sección Bonetería Varones de Grandes Tiendas Harrods, pero no llegué a graduarme. 

Mi padre trató de hacerme vender bananas al por mayor junto a él. Intenté volver a estudiar para escapar de las bananas, pero fue inútil: debí renunciar al trabajo y al estudio porque mi única vocación era el sexo. Mi padre se identificó con mis inquietudes y pude entonces entregarme totalmente a su protección económica. 
Cumplí con el servicio militar limpiando servicios como integrante del pelotón de limpieza.

Mi progenitor tomó conciencia de que yo ya no era un niño y comenzaron sus resistencias a mantenerme. Su actitud me obligó a tratar de independizarme. En seis meses de tesonera labor como intermediario no pude vender ni un solo departamento.

Desalentado, volví a las bananas, vendiéndolas esta vez al por menor en una feria callejera. Poco tiempo después me compré un camión para efectuar fletes en general, sobre todo bananas para no perder la costumbre. Al mismo tiempo, seguí algunos cursos en distintos cineclubes con la esperanza de recibirme de director de cine. No alcancé ese título, pero se despertaron en mí fuertes deseos de abandonar las bananas, los mercados y los camiones para siempre.

Gracias a la recomendación de un amigo me incorporé al diario "LA RAZON" como agente de Relaciones Públicas. Diariamente debía redactar un informe sobre mis gestiones. Para poder hacerlo necesité practicar dactilografía con los respectivos dedos índice. Una vez, practicando, se me ocurrió un gag. Así comenzó mi carrera de autor.

Debuté profesionalmente en 1964 escribiendo un show para TV y dejé "LA RAZON" de lado. Al año siguiente se inició también mi carrera matrimonial: empecé a casarme.  

Un día, aterrorizado ante la idea de tener que emplearme en una oficina para ganarme la vida, se me ocurrió la idea del empleado ejemplar que un lunes, harto de la rutina laboral, decide quedarse en la cama haciendo fiaca. A fines de 1967 triunfé con la obra y caí derrotado en mi primer matrimonio. Más no me dí por vencido y en 1968 me casé nuevamente para siempre. Al mismo tiempo comenzó mi lucha para demostrarle a todo el mundo que yo no era solamente el autor de "LA FIACA".  
Pasó el tiempo, escribí otras obras y guiones que funcionaron bien, obtuvieron premios, se representaron en el exterior, etc., pero con lo que más se me identifica es con “LA FIACA”. Y con “MI CUÑADO”, lo más famoso que escribí para la tele argentina.
Reaparecí como actor pero no como niño aunque haciendo de niño. Les explico: me había separado de mi segunda pareja para siempre y para siempre me uní a la tercera, una actriz con la que escribí y actué en dos espectáculos experimentales y en “COMO SER UNA BUENA MADRE”, donde hicimos de mamá e hijo durante años en varios países. Mi mujer me tuvo de hijo. Hasta que me rebelé, nos separamos por supuesto para siempre y quedé "EN CAMISETA", título de mi primer espectáculo unipersonal.

De mi segundo matrimonio me quedó un hermoso recuerdo que se llama Laura y hoy tiene 34 años.

Con mi actual pareja hace 20 años que NO estamos juntos para siempre y  tenemos una hijita de 10 que se llama Tamara.

Mi mayor orgullo profesional: a lo largo de mi carrera pedí dinero prestado sólo dos veces. Y lo devolví.

La Fiaca

En los 60, La fiaca de Ricardo Talesnik denunciaba en clave de comedia el sometimiento que el mundo del trabajo ejerce sobre la libertad del hombre. La composición que con fuertes trazos de grotesco hacía Norman Briski del empleado que un lunes decidió no ir a la oficina porque tenía fiaca y estaba harto de la rutina mal paga, resultaba una sátira cuya eficacia convirtió el texto en un éxito mundial. Aquí se había estrenado en 1967 con dirección de Carlos Gorostiza y dos años después se llevó al cine con el mismo Briski y dirección de Fernando Ayala.

Pero casi medio siglo después, el género reclamaba una radicalización de su significado equivalente a las formas más refinadas y perversas que alcanzó el mundo del trabajo como moderna forma de esclavitud. Con acertado criterio, el autor y la directora Valeria Ambrosio encontraron en el musical un lenguaje que si en apariencia aligera el drama, en realidad se apropia del juego perverso de la realidad que denuncia. Las escenas resueltas coreográficamente consiguen una síntesis dramática a veces más potente que el diálogo. Y la música aporta color y volumen a la descripción de una urbe que es a un tiempo casa, guarida y prisión.

Si bien en la función estreno se advirtieron algunos desajustes técnicos, el elenco respondió con sincronía y cada intérprete encontró un perfil y un registro propio de comicidad. La obra alterna situaciones realistas con rupturas de la lógica tanto en las actuaciones como en los cambios espaciales y de escenografía. La cama matrimonial es el único elemento real de la utilería, en tanto la cocina, el baño o la oficina alternan lo bidimensional de la historieta con la arbitrariedad del juego o la inmaterialidad temible de la pesadilla o la locura.

Elena Roger como la esposa perpleja frente a la rebeldía inhabitual de su marido pone en juego su encanto natural de actriz y cantante a la vez que hace rendir la comunicación que establece con Diego Reinhold, algo ya demostrado acabadamente en Mina... che cosa sei?, también bajo la dirección de Ambrosio.

En cuanto a Reinhold, su protagónico confirma que es un actor, cantante y bailarín de recursos originalísimos. La escena con Peto Menahem, el timorato compañero de oficina a quien termina contagiando su libertad, es —por sólo poner un ejemplo— de una creatividad desopilante. No parece exagerado evocar la genialidad de un Buster Keaton cuando Reinhold conjuga con naturalidad una fisonomía y una gestualidad discretas, casi frágiles, y un despliegue de ideas actorales definitivamente exuberante.

Por Olga Cosentino
Fuente: diario “Clarín”
Más información: www.clarin.com.ar

La crisis vivida como electroshock. Por Slavoj Zizek

domingo, 24 de enero de 2010
Para el filósofo esloveno Slavoj Zizek es ingenuo confiar en efectos positivos de las crisis económicas. La última exhibe las fisuras del neoliberalismo y parece encaminarse hacia la imposición de drásticas medidas para perpetuar el capitalismo salvaje. "El comunismo vuelve a ser una opción", pronostica.


Esta crisis no se solucionará con una economía de mercado, dice Zizek.

¿La crisis actual va a ser un momento aleccionador, el despertar de un sueño? Todo depende de cómo se lo simbolice, de que relato o interpretación ideológica se imponga y determine la percepción general de la crisis. Cuando se interrumpe el normal transcurrir de las cosas de forma traumática, se abre el terreno a una competencia ideológica "discursiva": en la Alemania de fines de los años 20, por ejemplo, Hitler ganó la competencia por la narración que explicaría a los alemanes las razones de la crisis de la República de Weimar y la salida de la misma (su trama fue el plan judío); en la Francia de 1940 fue la narración del mariscal Petain la que ganó en lo relativo a explicar los motivos de la derrota de Francia. La expectativa optimista izquierdista de que la crisis económica y financiera actual dé una oportunidad a la izquierda radicalizada es, por lo tanto, de una miopía peligrosa: el principal efecto de la crisis no va a ser el auge de la política emancipatoria radicalizada sino el apogeo del populismo racista, más guerras, más pobreza en los países más pobres del Tercer Mundo, mayores divisiones entre ricos y pobres.

Si bien las crisis sacan a la gente de una actitud de complacencia y la llevan a cuestionar los fundamentos de su vida, la primera reacción espontánea es el pánico, que lleva a un "retorno a las cosas básicas": las premisas básicas de la ideología imperante no se ponen en duda, sino que se afirman de manera aun más violenta. El peligro es, por lo tanto, que la crisis actual se utilice según los lineamientos de lo que Naomi Klein llamó la "doctrina de shock". Las reacciones hostiles predominantes en relación con el nuevo libro de Naomi Klein son mucho más violentas de lo que cabría esperar; hasta los benévolos liberales de izquierda, que ven con simpatía algunos de sus análisis, deploran la forma en que "el griterío oscurece su razonamiento" (como señaló Will Hutton en su reseña del libro en The Observer). Es evidente que Klein tocó algún nervio muy sensible con su tesis principal: "La historia del libre mercado contemporáneo se escribió mediante shocks. Algunas de las más graves violaciones de los derechos humanos de los últimos 35 años (...) se cometieron con la deliberada intención de aterrar a la gente o estuvieron destinados a preparar el terreno para la introducción de reformas drásticas de libre mercado" (en La doctrina del shock).

Esa tesis se desarrolla a través de una serie de análisis concretos, entre los cuales la guerra de Irak desempeña un papel central: el ataque de los Estados Unidos a Irak se basó en la idea de que, luego de la estrategia militar de "conmoción y pavor", el país podía organizarse como un paraíso de libre mercado, dado que el país y la población estarían tan traumatizados que no ofrecerían oposición... La imposición de una economía de mercado se facilita mucho si lo que allana el camino a la misma es algún tipo de conmoción (natural, militar, económica) que obliga a la gente a abandonar las "viejas costumbres", convirtiéndola en una tabula rasa ideológica, en sobreviviente de su propia muerte simbólica, dispuesta a aceptar el nuevo orden una vez barridos los obstáculos. La doctrina del shock de Klein también es válida para la ecología: lejos de poner en peligro el capitalismo una gran catástrofe ecológica bien podría fortalecerlo con la apertura de nuevos espacios de inversión capitalista.

¿Y si la crisis actual también se usa como un "shock" que cree las condiciones ideológicas para una terapia liberal más profunda? La necesidad de esa terapia de shock surge del núcleo utópico (con frecuencia olvidado) de la economía neoliberal. Si bien el liberalismo se presenta como encarnación de la antiutopía, y el neoliberalismo como señal de la nueva era de la humanidad que dejó atrás los proyectos utópicos responsables de los horrores totalitarios del siglo XX, ahora es evidente que los tiempos de verdadera utopía fueron los felices años 90 de Clinton con su creencia de que llegamos al "fin de la historia" (Fukuyama), de que por fin se halló la fórmula para el orden socioeconómico óptimo. La experiencia de las últimas décadas demuestra a las claras que el mercado no es un mecanismo benigno que funciona mejor cuando se lo deja trabajar en paz, sino que exige mucha violencia paralela al mercado para crear las condiciones para su funcionamiento. La forma en que los fundamentalistas del mercado reaccionan a los resultados destructivos de la instrumentación de sus recetas es típica de los "totalitarios" utópicos: responsabilizan del fracaso a las concesiones de quienes concretaron sus visiones (todavía hay demasiada intervención del estado, etc.) y exigen una instrumentación aun más drástica de la doctrina de mercado.

En consecuencia, para decirlo en términos marxistas anticuados, la tarea principal de la ideología gobernante en la crisis actual es imponer un relato que no responsabilice de la crisis al sistema capitalista global como tal, sino a su desviación accidental secundaria (regulaciones legales demasiado laxas, corrupción de las grandes instituciones financieras, etc.). En tiempos del Socialismo Existente, las ideologías prosocialistas trataban de salvar la idea del socialismo diciendo que el fracaso de las "democracias del pueblo" era el fracaso de una versión inauténtica del socialismo, no de su idea como tal. No es sin ironía que se destaca que (a menudo los mismos) ideólogos que se burlaron de esa defensa del socialismo y la calificaron de ilusoria, insistiendo en que había que responsabilizar a la propia idea básica, ahora recurren al mismo tipo de defensa: no es el capitalismo el que está en bancarrota, sino sólo su concreción distorsionada...

Así, luego de condenar a todos los "sospechosos habituales" de utopías, tal vez haya llegado el momento de concentrarse en la propia utopía liberal. Es lo que habría que contestarles a quienes rechazan todo intento de cuestionar los fundamentos del orden capitalista democrático liberal como una utopía peligrosa: la crisis actual nos enfrenta a las consecuencias del núcleo utópico de ese orden. Si bien el liberalismo se presenta como la encarnación de la antiutopía, y el neoliberalismo como señal de la nueva era de la humanidad que dejó atrás los proyectos utópicos responsables de los horrores totalitarios del siglo XX, ahora se hace evidente que los tiempos de la verdadera utopía fueron los felices años 90 de Clinton, con su creencia de que llegamos al "fin de la historia" (Fukuyama), de que la humanidad por fin encontró la fórmula para el orden socioeconómico óptimo. La experiencia de las últimas décadas demuestra que el mercado no es un mecanismo benigno que funciona mejor cuando se lo deja trabajar en paz, sino que exige mucha violencia paralela al mercado para crear las condiciones para su funcionamiento.

La forma en que los fundamentalistas del mercado reaccionan a los resultados destructivos de la instrumentación de sus recetas es típica de los "totalitarios" utópicos: responsabilizan del fracaso a las concesiones de quienes concretaron sus visiones (todavía hay demasiada intervención del estado, etc.) y exigen una instrumentación aun más drástica de la doctrina de mercado. Ese anverso violento de la fórmula liberal es el mensaje inquietante del libro de Klein, y la crisis financiera actual demuestra lo difícil que es perturbar el denso fondo de premisas utópicas que determinan nuestros actos, como dice Alain Badiou: "Se exige a los ciudadanos que "entiendan" que no es posible cubrir la brecha financiera de la Seguridad Social, pero que, sin ponerse a contar los miles de millones, debe cubrirse la brecha de los bancos. Debemos aprobar seriamente que nadie quiera nacionalizar una fábrica en problemas por la competencia, fábrica en la que trabajan miles de personas, pero que resulte evidente nacionalizar un banco que se desplomó debido a sus especulaciones" (Le Monde, 17 de octubre de 2008).

Habría que generalizar la siguiente afirmación. Cuando combatimos el sida, el hambre, la falta de agua, el calentamiento global, etc., si bien reconocemos la urgencia de esos problemas, siempre hay tiempo para reflexionar, postergar decisiones (la principal conclusión de la última reunión de los gobernantes de las superpotencias en Bali, considerada un éxito, fue que volvería a reunirse en dos años para seguir conversando ...), pero en la crisis financiera la urgencia de actuar fue categórica y de inmediato se encontró una suma que excedió todo lo imaginable. Salvar especies en peligro, salvar al planeta del calentamiento global, a los enfermos de sida, a los que mueren por falta de fondos para operaciones y tratamientos caros, salvar a los chicos que se mueren de hambre... todo eso puede esperar, pero el llamado "¡salven a los bancos!" es un imperativo categórico que exige y recibe atención inmediata. El pánico se hizo omnipresente y enseguida se estableció una unidad transnacional no partidaria: todos los enconos entre gobernantes se olvidaron en el acto para evitar LA catástrofe. Hasta los métodos democráticos quedaron suspendidos de facto: no había tiempo para la metodología democrática y quienes se opusieron al plan en el Congreso pronto fueron obligados a marchar con la mayoría. Bush, McCain y Obama se apresuraron a unirse; no había tiempo para prolongados debates; estamos en emergencia y hay que actuar ... No hay que olvidar que la inmensa suma de dinero no se gastó por una tarea "real" clara, sino para restablecer la confianza en los mercados, o sea ¡por una cuestión de fe! ¿Necesitamos otra prueba de que el Capital es el Real de nuestras vidas, el Real cuyas exigencias son mucho más absolutas que hasta la más acuciante de las exigencias de nuestra realidad natural y social?

Fue Joseph Brodsky quien dio una respuesta adecuada a la misteriosa búsqueda del "quinto elemento" la quintaesencia de nuestra realidad: "Sumado al aire, la tierra, el agua y el fuego, el dinero es la quinta fuerza natural que un ser humano debe tener en cuenta con más frecuencia" (en uno de los ensayos recogidos en Menos que uno). Si se tienen dudas, baste una mirada a la crisis financiera de 2008.

A fines de 2008, investigadores de Cambridge y Yale que analizaban las tendencias en la epidemia de tuberculosis en las últimas décadas en Europa del este dieron a conocer su resultado: tras analizar datos de más de 20 países, establecieron una clara correlación entre los préstamos del FMI a esos países y el aumento de los casos de tuberculosis. Cuando los préstamos se interrumpieron, la epidemia de tuberculosis volvió a reducirse. La explicación es simple: la condición para el otorgamiento de los créditos es que el estado imponga una "disciplina financiera" (reducir el gasto público), y la primera víctima de esas medidas destinadas a establecer la "salud financiera" es la propia salud: el gasto en salud pública. Así queda abierto el camino para que los humanitarios occidentales deploren las catastróficas condiciones de los servicios médicos en esos países y ofrezcan asistencia caritativa.

La crisis financiera hizo imposible ignorar la flagrante irracionalidad del capitalismo global. Basta con comparar los 700.000 millones de dólares que se destinaron a la estabilización del sistema bancario tan sólo en los Estados Unidos con el hecho de que, de los 22.000 millones de dólares que los países más ricos iban a destinar a la ayuda a la agricultura de los países más pobres en este año de crisis de alimentos, sólo se aportaron 2.200 millones. La culpa de esa crisis de alimentos no puede atribuirse a los sospechosos habituales como la corrupción, la ineficiencia y el intervencionismo estatal de los países del Tercer Mundo. Al contrario, depende de manera directa de la globalización de la agricultura, y fue Bill Clinton el que lo dejó en claro en sus comentarios (según informó AP el 23 de octubre de 2008) sobre la crisis global de alimentos durante una reunión de la ONU en ocasión del Día Mundial de los Alimentos y con el elocuente título de "Nos equivocamos en relación con los alimentos globales" (el texto está disponible en www.cbsnews.com).

El eje del discurso de Clinton fue que la actual crisis global de alimentos demuestra que "todos nos equivocamos, incluyéndome a mí cuando fui presidente", al tratar los alimentos agrícolas como materias primas en lugar de cómo un derecho vital de los pobres del mundo. Clinton fue muy claro al responsabilizar no a gobiernos o países individuales sino a la política global occidental a largo plazo que impusieron los Estados Unidos y la Unión Europea e instrumentaron durante décadas el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y otras instituciones. Esa política presionó a los países africanos y asiáticos para que abandonaran los subsidios gubernamentales para fertilizantes, semillas mejoradas y otros insumos agrícolas, allanando así el camino para que la mejor tierra se usara para cultivos de exportación y para arruinar la autosuficiencia alimentaria de los países.

El resultado de esos "ajustes estructurales" fue la integración de la agricultura local a la economía global: al tiempo que se exportaba la producción agrícola, los agricultores que se quedaban sin tierras terminaban incorporándose a barriadas pobres y convirtiéndose en mano de obra para la explotación laboral tercerizada, y los países tuvieron que depender cada vez más de alimentos importados. Así se los mantiene en una dependencia poscolonial y se los hace cada vez más vulnerables a las fluctuaciones del mercado: el vertiginoso aumento del precio de los granos (producto también de su uso para la producción de biocombustibles) de los últimos años ya dio lugar a hambrunas en países, de Haití a Etiopía.

En estos años, esa estrategia se hizo sistemática y de mucho mayor alcance: las grandes empresas internacionales y los gobiernos trataron de compensar la escasez de tierra cultivable en sus propios países mediante el establecimiento de grandes establecimientos agrarios industriales en el exterior (V. Walt en Time, 23 de noviembre de 2008). Por ejemplo, en noviembre de 2008 Daewoo Logistics de Corea del Sur anunció que había negociado el alquiler por 99 años de casi un millón y medio de hectáreas de tierras cultivables en Madagascar, casi la mitad de la tierra cultivable de Madagascar. Daewoo planea sembrar maíz en alrededor de las tres cuartas partes y dedicar el resto a la producción de aceite de palma, producto primario clave para el mercado global de biocombustibles. Pero es apenas la punta del iceberg. El fértil suelo africano también resulta atractivo a otras naciones europeas y a los países del Golfo Pérsico petrolero. Si bien esos países ricos no tienen ningún problema para pagar la importación de alimentos, el actual torbellino de los mercados mundiales de alimentos hizo que aumentara el estímulo para asegurarse las propias fuentes de abastecimiento.

¿Cuál es el incentivo que tiene la otra parte, los países africanos en los que abunda el hambre y cuyos campesinos carecen de fondos para dedicar a fertilizante, herramientas básicas, combustible e infraestructura de transporte para producir con eficiencia y llevar su producción al mercado? Los representantes de Daewoo aseguran que el acuerdo también beneficiará a Magadascar: no sólo la tierra que están arrendando no está en uso en la actualidad, sino que, "si bien Daewoo proyecta exportar el producto de la tierra que arrienda en Madagascar, planea invertir unos 6.000 millones de dólares en los próximos veinte años en la construcción de instalaciones portuarias, carreteras, plantas eléctricas y sistemas de irrigación necesarios para sus negocios agrarios locales, lo que creará miles de empleos para los desocupados de Madagascar. Los empleos contribuirán a que la población de Madagascar gane dinero para comprar sus propios alimentos, aunque sean importados." El círculo de la dependencia poscolonial vuelve a cerrarse: la dependencia alimentaria aumentará.

¿No nos vamos acercando de forma gradual a un estado global en el que la posible falta de tres recursos materiales básicos (energía –petróleo-, agua, alimentos) se convertirá en el aspecto determinante de la política internacional? ¿No es la falta de alimentos que se hace visible en las (por ahora) esporádicas explosiones en un lugar u otro una de las señales del inminente apocalipsis? Si bien el hecho de que eso pase está sobredeterminado por múltiples factores (la creciente demanda en países de rápido desarrollo como India y China, las cosechas desastrosas debido a problemas ecológicos, el uso de grandes extensiones de tierras cultivables en los países del Tercer Mundo, de las que se desalojó a la población local, para productos de exportación, el uso determinado por el mercado de granos con otros fines, como el de los biocombustibles), parece evidente que la actual no es una crisis de corto plazo que se superará con rapidez mediante regulaciones de mercado apropiadas, sino un estancamiento de largo plazo imposible de solucionar con una economía de mercado. (Algunos apólogos del nuevo orden mundial destacan que esa falta de alimentos es en sí misma un índice del progreso material: la población del Tercer Mundo en rápido desarrollo gana más y puede permitirse comer más. El problema es que esa nueva demanda de alimentos pone a millones de personas del Tercer Mundo que no participan en ese desarrollo por debajo del nivel de supervivencia, en el hambre lisa y llana.) ¿No se aplica lo mismo a las inminentes crisis de energía y abastecimiento de agua? Para abordarlas de manera adecuada, habrá que inventar nuevas formas de acción colectiva en gran escala: ni la intervención estatal estándar ni las tan elogiadas autoorganizaciones locales pueden hacerlo. Si el problema no se va a resolver, habría que pensar con seriedad que nos encaminamos a una nueva era de apartheid en la que algunas partes aisladas del mundo que cuenten con abundancia de alimentos y energía estarán separadas de un exterior caótico dominado por la confusión, el hambre y la guerra permanente. ¿Qué debe hacer la población de Haití y la de otros lugares con escasez de alimentos? ¿No tienen pleno derecho a una rebelión violenta? El comunismo vuelve a ser una opción.

Clinton está en lo cierto cuando dice que "los alimentos no son un producto primario como otros; hay que volver a una política de máxima autosuficiencia de alimentos; es una locura pensar que podemos desarrollar otros países del mundo sin incrementar su capacidad de alimentarse." Pero aquí hay que agregar por lo menos dos cosas. En primer lugar, al tiempo que imponen la globalización de la agricultura a los países del Tercer Mundo, los países occidentales desarrollados hacen grandes esfuerzos por mantener su propia autosuficiencia de alimentos mediante el apoyo económico a sus propios productores rurales, etc. (este apoyo económico constituye más de la mitad del total del presupuesto de la Unión Europea). En segundo término, hay que tomar conciencia de que la lista de productos y cosas que no son "productos primarios como otros" es mucho más larga: no sólo defensa sino sobre todo alimentos, agua, energía, el medio ambiente como tal, cultura y educación, salud... ¿Quién y cómo decidirá sobre esas prioridades si no pueden quedar libradas al mercado? Es aquí donde hay que volver a plantear la cuestión del comunismo.

Slavoj Zizek, 2009.
Traducción de Joaquín Ibarburu.
Extraìdo de www. Clarín.com 24-01-2010



Juan Verdaguer

sábado, 23 de enero de 2010
Nació en Montevideo en el seno de una familia circense. Su padre, Lindolfo Verdaguer, era equilibrista y Aída, su madre, acróbata. Llegó a Buenos Aires con su familia cuando tenía 6 meses de edad. Realizó sus estudios primarios en el colegio Juan Enrique Pestalozzi. Había estudiado violín, y también trabajó con su padre en el circo.

Juan Francisco debutó en 1932 en Cruz del Eje, Córdoba, en la pista del circo Continental, propiedad de la familia. A los 20 años viajó a Brasil donde trabajó con el circo de los hermanos de su madre realizando equilibrismo. A partir de la década del 40” participó en el casino Da Urca, en el varieté, y en Brasil, luego viajó a Chile, y tras una larga gira recaló en Estados Unidos realizando el mismo trabajo. En 1950 se radicó en México y en el famoso local “El patio” realizó el mismo número, después regresó a Buenos Aires y se dedicó al teatro de revistas, especialmente en el teatro Maipo.

Su número consistía en permanecer en el último travesaño de una escalera de hoja única de cinco metros de largo: "Para hacer esta prueba no debo comer. Y para poder comer debo hacer esta prueba". Completaba el acto tocando Czardas, de Vittorio Monti o La Cumparsita en su violín: "El violín me salvó de muchísimas situaciones porque al principio tenía que empeñarlo seguido. Tantas veces que el hijo del prestamista tocaba mejor que yo".
Pasó algún tiempo en Río de Janeiro, Brasil, donde adaptó su número a la elegancia propia de los lujosos casinos en los que actuaba.

Trabajó en Nueva Orleans, Estados Unidos en espectáculos de varieté. Fue allí cuando una noche, mientras tocaba Me vuelves loco en su violín, se le rompieron dos cuerdas, y tuvo que improvisar. Allí se hizo evidente su original veta humorística, caracterizada por la sutileza cerebral, el absurdo inesperado y el impecable manejo de palabras, tiempos y silencios: "De mis padres, a través de incontables itinerarios trashumantes, aprendí que lo que llega al íntimo espíritu del público tiene un eco más perdurable y efectivo que lo epidérmicamente festivo".




Cine

Participó en once películas cinematográficas. La primera fue la comedia musical de 1951 Locuras, tiros y mambo, acompañado por el grupo Los Cinco Grandes del Buen Humor. Le siguieron Marido de ocasión (1952), La edad del amor (1954) y Estrellas de Buenos Aires (1956). En 1958 hizo la mencionada Rosaura a las diez, sobre la novela de Marco Denevi, donde su dramática composición de un oscuro pensionista llamado Camilo Canegato le valió la aclamación del público y de la crítica. La siguieron las comedias La herencia de 1964, junto a Nathán Pinzón y el aún desconocido Alberto Olmedo, y Cleopatra era Cándida con Niní Marshall, donde se afirmó en su perfil humorístico. Ese mismo año intervino en La industria del matrimonio. En 1969 protagonizó la muy sofisticada Kuma Ching. En 1980 hizo La noche viene movida.

Muchos años después, en 1998 filmó la que sería su última película: El amateur.
Consideraba al legendario Pepe Arias, como "el mejor humorista" del país. Destacaba especialmente que, "siendo un hombre culto, hizo un humor bien porteño con el hombre común".

En 1999 participó de una fallida temporada de revista en el Teatro Astros con Reina Reech. Al poco tiempo emprendió una gira por Chile, Colombia y Miami.
El último espectáculo lo brindó a comienzos de 2001 junto a sus amigos Mario Clavell y Carlos Garaycochea con la obra Masters. Allí, en el auditorio del Hotel Bauen, Verdaguer se reía de las trampas que le jugaba su memoria. después recorrió algunas ciudades para realizar monólogos y con su salud bastante deteriorada se presentó por última vez en el teatro San Nicolás.

Falleció el 14 de mayo de 2001 a los 85 años de un ataque cardíaco en Santiago de Chile.
Filmografía * El amateur (1998) * La noche viene movida (1980)* Kuma Ching (1969) * La industria del matrimonio (1964) * La herencia (1964) * Cleopatra era Cándida (1964) * Rosaura a las diez (1958) * Estrellas de Buenos Aires (1956) * La edad del amor (1954)* Marido de ocasión (1952)        * Locuras, tiros y mambo (1951)




Basta: lo no dicho - chat

http://www.meebo.com/rooms

FeedBurner FeedCount