La gripe A- vanza y es un bochorno

miércoles, 1 de julio de 2009
Sostener, controlar, mantener un Estado de Cosas, Miedo.

El siguiente comentario podría resumirse en egoísmo o, tal vez, hedonismo.

Sin entrar en teorías de control, aunque a veces parezca inevitable remitirse a Malthus, y un diseño de teoría del equilibrio de la población en los cuales figuran en primer lugar el hambre, la peste y la guerra, ejecutoras de los altos hechos de la propiedad. ¡Cuántas personas, cristianos y ateos, economistas y filántropos, están convencidos de que tales son, en efecto, los emuntorios naturales de la población! “Estos hombres aceptan resignados la justicia sumaria del destino, y adoran en silencio la mano que los hiere. Este es el quietismo de la razón, sosteniendo con su inercia los argumentos del egoísmo”. Así se acepta y organiza el sistema, al menos con este principio.

Entonces, tratando de no esgrimir en estas líneas aquella teoría, a pesar de que ya hubo denuncias que nos llevarían a pensar en ella. Denuncias como la presentada por Bárbara Minton, editora del popular sitio de información sobre la salud, Natural News , quien publicó una investigación efectuada por una periodista austriaca, Jane Bürgermeister, que denuncia a grandes laboratorios, la OMS y hasta al presidente de USA, Barack Obama, de ser parte de un plan de vacunación masiva contra la gripe porcina que tendría como fin real reducir la población mundial significativamente.

Trataremos, entonces, de significar algunos hechos, para dar cuenta de un estado de “idiotez” política que se expresa en el egoísmo que ellos sostienen. Así, ante todos los pronósticos farmacológicos que explicaban que el Virus N1H1 (gripe porcina) se contagia con facilidad y recomendar expresamente suspender los actos y lugares de concurrencias masivas, la Argentina mantiene la permanencia de las clases (educación escolar en todos sus niveles) y permite los actos masivos, sólo para asegurar la nueva gobernabilidad: “Ahora estamos en camino para profundizar la gobernabilidad”. -Con esta frase Krichner admitió la derrota que el Frente para la Victoria sufrió en Buenos Aires-. De está manera el Estado negó la explosión de casos de N1H1 hasta realizadas las elecciones legislativas el pasado domingo.

Resultado, la gripe se multiplicó y expandió a casi todo el país, sin embargo, luego de pasado el acto eleccionario nacional, al día siguiente, renuncia la Ministra de Salud Ocaña y se cierran las escuelas y lugares masivos al público.

Muy a pesar de ello, está a punto de desarrollarse, el próximo domingo, una nueva jornada de elecciones para el recambio de autoridades municipales, en algunas provincias, como Santa Fe, donde el virus ha adquirido proporciones de alto riesgo.

Hasta aquí dos claras muestras de incoherencia política en todos sus estratos. Aunque cabe mencionar otros hechos. El virus se expande mayormente en lugares húmedos y con falta de higiene. Se recomienda lavarse las manos con alcohol y mucho jabón. Claro que el 35% de la población que vive de, y en la basura lejos está de no sólo comprar alcohol, sino que las condiciones mismas en las cuales sobreviven son obviamente antihigiénicas.

OTROS:

El sistema de salud es de por sí deficitario.
La contaminación es galopante.
El sistema educativo de terror.
En resumen: Neoliberalismo: concentrador y excluyente. ¡A cualquier costo! Es lo que se expresa desde la política. Egoísmo, hedonismo, ¿estupidez? No, la estupidez no es política, esto es claro, aquí el entupido soy yo, digo para no generalizar.

Basta: lo no dicho - chat

http://www.meebo.com/rooms

FeedBurner FeedCount