Luca Prodan: Su historia (parte 2)

martes, 14 de octubre de 2008

Luca era muy consciente de su importancia para Sumo, de su carisma y de su capacidad como compositor. "Sumo es como un casamiento," explicaba. "O sea que estamos casados en beneficio mutuo. Para divertirnos con la música, para ser creativos con la música, y para ganar guita para poder vivir y comer. Y entonces si nos peleamos se caga todo. Y más para ellos, porque si yo me voy de Sumo, si yo me enojo con ellos... Ese es mi poder en Sumo: si yo me voy, no existe esto. Yo soy el que es más carismático y el que habla más y el que le da más bola a la gente. Los otros, directamente... Pettinato se hace el agrandado... Vos me parás a mí, pero si vos parabas a Pettinato en la calle, por ahí te miraba mal, con desprecio. Esa es la diferencia."

Como compositor, su modo de trabajo era bastante caótico pero de vez en cuando lograba cosas buenas, una bella melodía o la articulación de una idea. "La música me sale fácil, es una manera muy fácil de ganarte la vida," declaró. "No tuve que estudiar, porque me sale. Si yo quiero ahora voy y hago diez temas, diez temas que sirven. Vuelven en dos horas y están diez temas. Pero no lo hago porque soy un vago. Pero si vos me decís, 'Bueno, ¡dale, loco! Volvemos en dos horas', yo me meto ahí al piano o con la guitarra y te pelo diez temas, nueve. Me sale fácil, me es fácil. No tengo miedo al escenario y a hacer guita. Trabajás poco, tenés tiempo para hacer otras cosas. Y viajás... Cualquier idiota puede agarrar una guitarrita y hacer un tema. Cualquiera puede. Pero hacerlo bien, y no pelearse, y hacer un buen show, y cuidar todo: eso es difícil. Cualquiera puede hacer un grupo de rock si tiene guita. Ojito... Yo tenía, yo invertí 20.000 dólares en Sumo. Pero a mí me pagan igual que al fucking Roberto Pettinato que no hace nada. Yo no es que gane más que los demás. El no hace un carajo, nunca subió un equipo, nunca puso un mango, siempre afanó. Yo lo re-quiero, pero es un trolo."


Sumo (ahora con la presencia de Mollo y Alberto Troglio) editó en 1983, de manera independiente, un cassette, Corpiños en la madrugada, del que se hicieron 300 copias. Fue re-lanzado comercialmente en 1992. Pero su verdadero debut discográfico se llamó Divididos por la felicidad, y apareció en 1985. "No es una coincidencia que el disco de Sumo se llama Divididos por la Felicidad, que sería 'Divided by Joy'," explicaba Luca. "Joy Division era la división de entretenimientos, una parte de Auschwitz, donde estaban las prostitutas. O sea que había prostitutas en Auschwitz, y esa parte del campo de exterminación se llamaba 'Joy Division', división de entretenimiento. Ese conjunto tomó su nombre por eso, y a mí ese conjunto me ayudó mucho, cuando yo vine a la Argentina los escuchaba mucho a ellos, y estaba muy influenciado.

Cuando empezó Sumo yo quería hacer una onda tipo Joy Division, aunque era con músicos de acá que ni sabían quiénes eran Joy Division."
"En un principio, eran casi todos temas míos, cuando yo tocaba la guitarra," recordaba Luca hacia el año 1986. "Después la cosa fue cambiando, entró una onda mucho más reggae, nos desdoblamos en la Hurlingham Reggae Band (que era únicamente reggae) y Sumo, por su parte, se puso más pesado. Y Fargo era el violero de la Hurlingham. Después se unieron los dos grupos otra vez, Fargo se fue con Patricio Rey, yo me fui a Europa, y cuando volví con Sumo comenzamos a hacer temas de la Hurlingham... Ahora Sumo es medio reggae y medio pesado. En fin: medio raro". Medio raro. Exactamente así es el sonido de Sumo. A mitad de camino entre el reggae, medio festivo y jocoso, la melancolía sin fin de Joy Division, y el post-punk desafinado, tocado por un puñado de músicos que al conocer vagamente las fuentes, las recreaban deformándolas.

El segundo disco de Sumo fue Llegando los monos, del año 1986. Contenía temas como "Heroína", la divertida y devota "TV Caliente", el reggae angustiado de "No good", y las más conocidas, si no las más interesantes, "Los Viejos Vinagres" y "Que me pisen". Lentamente, Sumo y Luca se volvían cada vez más populares. Luca tenía bastante que decir sobre "la enfermedad del poder", y sobre su propio poder sobre un público cada vez más devoto. "Manejar el poder es como manejar explosivos", declaró. "Te podés hacer mierda vos mismo. Ponele que estás con un público, y vos tenés onda con la mayoría de la gente, y de repente hay diez tipos que están jodiendo adelante. Pero jodiendo de verdad, no haciendo pogo, esos son unos pendejos, está todo bien, que bailen. Pero no, cuando empiezan a tirar cosas, o de verdad a ser violentos, ahí yo apelo a los demás. Por ejemplo, en Córdoba había cuatro tipos que tiraban cosas al escenario. Yo les dije: 'Bueno', me paré en el medio de un tema, dije: 'Bueno, OK. Acá hay cuatro tipos que están tirando cosas, ¿y ustedes quieren escuchar música?' y 5.000 personas diciendo '¡Sí!'. Y yo dije, 'Bueno, acá hay cuatro que a nosotros que queremos tocar, no nos dejan tocar, nos están tirando cosas. Está este con la remera ahí, con la remera blanca...' ¿Sabés cómo se esfuman? Por ahí hay una patota de quince tipos que son re-hinchas de Sumo y van ahí y los hacen pelota. Los tipos saben, yo no puedo tirarme ahí... siempre. Eso se puede usar. Ahora no pasa nada. Antes sí pasaba, pero ahora no, porque sabe la gente que si nos viene a ver a nosotros y nos empieza a tirar cosas... Una vez en Cemento, estábamos tocando un tema y de repente digo, 'ey, ¿qué pasa? No hay más bajo' y miro y no estaba el bajista. No estaba. Y digo, '¿qué pasó?', y claro, le tiraron una madera que le golpeó en la cara y él bajó del escenario y lo fue a cagar a piñas al tipo. Así nomás: se sacó el bajo, lo puso ahí, y ¡PA! y ¡PA! y chau. Ahora no, yo me tiro, él bajó por la escalera. Yo me tiro del escenario." También había un lado intolerante en Luca, que se volvía explícito, por ejemplo, cuando hablaba del rock argentino. Fortalecido por el dolor, la rabia y la soledad, Luca había dejado muy atrás su vida de niño rico en Europa. Había sufrido mucho en el proceso y parecía no tolerar los puntos medios y la hipocresía de algunos músicos argentinos, no demasiado interesados en hacer coincidir un mensaje con un modo de vida; y algunos de ellos ni siquiera interesados en transmitir un mensaje. Luca no era la persona más apropiada para perdonar ese pecado.

"El rock es música en inglés. Chau", declaró. "Que se vaya a la concha de su madre el rock nacional. El rock es música en inglés, y basta. ¿Quién vende más acá, Zas o the Police? ¿Por qué? No es tanto que no me gusta la música misma, es que casi la totalidad de los músicos de rock argentinos son unos pajeros. Yo no los invitaría a comer a mi casa. Yo por ahí a Pipo, a Pipo Cipolatti lo invitaría porque es divertido. Pero... alguien que sea conocido ahora... ¿Miguel Mateos? Aunque votó a Sumo en el coso ese como mejor conjunto... ¡Miguel Mateos votando a Sumo! ¡Me quería matar cuando hizo eso! El no. Gustavo Cerati tampoco, es un chetito, con toda la guita de papi, que se pinta, se pone el pelito así y todo eso; es un pelotudo, yo lo conozco, encima no es un buen tipo, no es una buena persona. Miguel Abuelo es un hijo de la gran mil puta. Es un chorro, es un hipócrita, no es una buena persona. Así nomás. ¿De quién más podemos hablar? Los Violadores: empezaron con buenas intenciones y ahora son unos chetitos, pero no hablo de la música, hablo de ellos. Mirame a mí, mirame dónde vivo, yo vivo acá porque a mí no me importa la gente, no me importa la televisora color, y la mina rubia, alta, linda... No me importa eso, y a la mayoría acá sí le importa... Todos Tus Muertos, yo leí un reportaje con ellos, son hipócritas, hablan de que 'nosotros somos de verdad' y todo así, ¿qué de verdad?, si quieren tener un Mercedes Benz... Es todo mentira. Tocan dos veces en el centro Parakultural y creen que son, no sé, Jimi Hendrix, the Beatles, y son cuatro pelotudos de Villa Devoto... Yo vivo de la música, a cualquiera le gustaría ser famoso, hasta que te peleás con tu novia, salís a la calle y hay 40 idiotas de un colegio que te piden autógrafos y vos estás ahí, realmente mal, y tenés que ser amable. Si no dicen, 'ah es un agrandado'. Yo sigo siendo yo mismo, hasta me puse más mona, cada vez estoy más hecho pelota."

0 comentarios:

Basta: lo no dicho - chat

http://www.meebo.com/rooms

FeedBurner FeedCount