Pantalla Urbana

jueves, 25 de septiembre de 2008

Últimas palabras

No miré por la ventana al despertarme, cerré los ojos y vi el cielo, tal como yo quería verlo, así, con dos capullos de algodón bordeando el sol. Peiné mis cabellos que la almohada había hecho suyos por un rato; encendí la hornalla de la cocina, apoyé la pava, su lento rechinar me acompaña; la radio siempre presente, el sonido, una pareja de torcazas que mañana a mañana se posan en el cerezo de mi vecina. Me acerqué a la ventana, el mate ya listo humeaba, lo levanté sosteniéndolo en la mano derecha y, con un gesto de admiración hacía aquellos seres indómitos, los saludé.


Mi casa, un despilfarro de atorrantes vestimentas que nunca se acomodan, chica para dos, grande para mi solo, con amplias ventanas en la cocina, la pieza que espera en una parte de la cama de dos plazas que guardé para ella, una mesita de luz en cada lado, un pequeño jarrón con agua por si me da sed por las noches, un ropero que no se da cuenta de su utilidad, y un par de libros empezados.


Nuevamente al lápiz, garabateo un rato, disimulo el pensar del sueño y me prendo a la maquina. Ella trabaja sola, mis manos no se mueven, inquieta, taciturna, diagrama una y otra línea y va, punto y raya, guión y sigue; frenética, discursiva, sólo ella, inexplicablemente se mueve. Quizás piensa, o soñó alguna vez todas las cosas que nunca, o que siempre quiso que escribieran con ella y sobre ella. Inexpresiva, compulsiva, sin sentido, llena de afecto, odio, risas y lagrimas, casi perfecta. Ella lo quiso así porque se cansó de que tanto idiota apriete una a una sus teclas y no digan nada. Ella que casi no siente, que casi no ve, se cansó. Terminó de escribir, se sacó las hojas, cerró su cierre relámpago y nunca más volvió a escucharse su tac-tac.


Pensé un minuto en lo ocurrido, júzgueme los valores y decidí respetarla. La tomé con mis manos, le pasé una gamuza amarilla para sacarle el polvo, la empaqueté en una caja de cartón, la encinté y finalmente la sellé. Abrí el viejo armario del abuelo, pensé en decir unas palabras, las obvié, y la guardé.


Germán Crudeli

Siempre el mismo

lunes, 15 de septiembre de 2008
Deje todas las cartas sobre la mesa,
ninguna idea en la cabeza
y una cruz en cada estación,
flores en cada uno de los aniversarios,
polvo de fe en cada mandatario
y mi paciencia en cada confesión

Cambie mil veces la piel de mi existencia,
día tras día mi débil creencia,
hasta ocultarme de mi desnudez,
y fui portador de un alma odiosa
deje en el aire mi infancia rota
en tres acordes de rock and roll...

No me debo a las proezas de los machistas,
ni a la limpieza de los fachistas,
ni a los consejos de seguridad…
ni me entrego a los empresarios del cielo
que con sus dietas de carroñeros
siembran desdicha para alimentarse...

Infelizmente no pago solo con dinero,
también pago con lo que mas quiero,
con mi tiempo y con mi libertad.
también pago con el espacio de mi mente aturdida,
con mi cuerpo que es comida podrida,
con mis oídos que son brutalidad…

También pago con mi sangre que es solo basura,
probando pastillas que a nadie curan,
soy tu cobayo medicinal.
ay!!! también pago por todas las recetas de amor
y como un creyente arrodillado voy
hasta el altar a pedir perdón...
no me debo a los fans del primer del mundo,
ni a los decretos de los difuntos que tiranizan
desde el mas allá,
mucho menos a los cobardes moralistas
que ven un culo y se aterrorizan
orgullosos de la infertilidad...

¡A ver porque tengo que ser siempre el mismo
pelotudo que paga
la concha de tu madre, la puta que te pario!!!
¡a ver porque tengo que ser siempre el mismo
pelotudo que paga
la concha de tu madre, la puta que te pario!!!

No me debo a las proezas de los machistas,
ni a la limpieza de los fachistas,
ni a los consejos de seguridad...
no!!! no me entrego a los empresarios de cielo
que con sus dietas de carroñeros
siembran desdicha para alimentarse…

¡A ver porque tengo que ser siempre el mismo
pelotudo que paga
la concha de tu madre, la puta que te pario!!!
a ver porque tengo que ser siempre el mismo
pelotudo que paga
la concha de tu madre, la puta que te pario!!!

A ver porque tengo que ser siempre el mismo…!!!

Bersuit Vergarabat

Pretty woman

domingo, 14 de septiembre de 2008

He aquí una verdadera joya encontrada en you tube. La traducción es bastante mala, pero el video de Roy es increíble, el hombre que nació viejo?

Chica guapa,
Bajas por la calle.
Chica guapa,
La que me gustaría encontrar.
Chica guapa
No creo
Que seas real,
Nadie puede ser
Tan guapa como tú.

Chica guapa,
¿puedes perdonarme
Chica guapa,
Que no deje de mirarte?
Chica guapa,
Se te ve tan bonita,
¿cómo puede ser
Que estés tan sola
Como yo?

Chica guapa,
Párate, espera un poco,
Chica guapa,
Dime algo
Chica guapa,
Sonríeme
Chica guapa,
Sí, sí, sí,
Chica guapa,
Mírame,
Chica guapa,
Di que te quedarás conmigo porque te necesito,
Te trataré bien,
Ven conmigo
Sé mía esta noche.

Chica guapa,
No te vallas
Chica guapa
No me hagas llorar
Chica guapa
No te vayas, hey
Está bien,
Si es así como tiene que ser, está bien
Supongo que volveré a casa,
Ya es tarde,
Quizás mañana por la noche,
Pero espera, ¿qué veo?

¿Vuelve hacia mi?
Sí, ella vuelve hacia mi
Oh, oh, chica guapa

Chica guapa (Roy Orbinson)


Casi sin querer

sábado, 13 de septiembre de 2008
Tenho andado distraído,
Impaciente e indeciso
E ainda estou confuso.
Só que agora é diferente:
Estou tão tranqüilo
E tão contente.

Quantas chances desperdicei
Quando o que eu mais queria
Era provar pra todo o mundo
Que eu não precisava
Provar nada pra ninguém.

Me fiz em mil pedaços
Pra você juntar
E queria sempre achar
Explicação pro que eu sentia.
Como um anjo caído
Fiz questão de esquecer
Que mentir pra si mesmo
É sempre a pior mentira.

Mas não sou mais
Tão criança a ponto de saber
Tudo.

Já não me preocupo
Se eu não sei por quê
Às vezes o que eu vejo
Quase ninguém vê

E eu sei que você sabe
Quase sem querer
Que eu vejo o mesmo que você.

Tão correto e tão bonito:
O infinito é realmente
Um dos deuses mais lindos.
Sei que às vezes uso
Palavras repetidas
Mas quais são as palavras
Que nunca são ditas?

Me disseram que você estava chorando
E foi então que percebi
Como lhe quero tanto.

Já não me preocupo
Se eu não sei por quê
Às vezes o que eu vejo
Quase ninguém vê

E eu sei que você sabe
Quase sem querer
Que eu quero o mesmo que você.

Traducción:

Estoy andando despistado
Impaciente e indeciso
Y aun estoy confuso
Pero ahora es distinto
Estoy tan tranquilo y tan contento
Cuantas chances desperdicié
Cuando lo que más quería
Era probar para todos
Que no necesitaba probar nada para nadie
Me hice en mil pedazos
Para que vos juntara
Y quería siempre encontrar
Explicación para lo que sentía
Como ángel caído
Hice cuestión de olvidarme
Que mentir para sí mismo
Es siempre la peor mentira
Pero no soy más
Tan niño
Al punto de saberlo todo
Ya no me preocupo
Si no sé el porqué
A veces lo que veo
Casi nadie ve
Y yo sé que vos sabés

Legião Urbana

Aprendimos

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Con el tiempo aprendimos que las cosas no son como las ves,

Que las palabras no dicen todo lo que pensamos,

Que siempre se dejan y se logran cosas,

Que las cosas no son personas,

Que la cosa ni siquiera es cosa, sino sentimientos,

Que los sentimientos cuando se controlan pueden generar miedo,

Que matar no es un sentimiento sino el fin de la civilización,

Que el miedo no es siempre malo,

Que un mal día puede hacerte ver todo mal,

Que un buen día puede hacer que esas cosas no sean tan malas,

Que muchas veces no nos damos cuenta de nuestra existencia,

Que nuestra existencia es muy importante para todos,

Que siempre se puede mejorar,

Que mejorar no implica ser mejor que los demás,

Que los demás somos nosotros para el otro,

Que todos tenemos algo de todos,

Que la indiferencia no es un pecado sino un no reconocerse en el otro,

Que la venganza es no haber aprendido nada.


Germán Crudeli

Reconquista. “Grandes genialidades en obras públicas”.

lunes, 1 de septiembre de 2008

A los grandes inventos y soluciones mágicas que se han venido concretando en estos últimos dos años, con grandes obras como: El puerto deportivo; La ampliación de la Avenida Hipólito Irigoyen; La reducción del puente Reconquista-Avellaneda; la calzada ciclística en la Avenida ya citada; y demás obras. Ahora una nueva inventiva de suprema inteligencia hace su aparición: ¡La obra del microcentro!

¿Por qué reducir las calle más transitadas? ¿Por qué directamente no hacer una peatonal? ¿Qué buscan con esto?

Reducir las calles más transitadas de la ciudad, formando un cuello de botella, parece ser una medida poco inteligente, sobre todo si tenemos en cuenta los estacionamientos, la reducción de espacios, la imposibilidad de un desagote o descongestionamiento veloz, y demás cuestiones que irán apareciendo una vez terminada la obra, como ser el transito de bicicletas, motos y demás.
Es extraño que en una ciudad con un notable crecimiento, en cuanto a población, y teniendo en cuenta que las ciudades que crecen, normalmente buscan ampliar las sendas por dónde el transito es mayor, Reconquista lo reduzca.
Si la idea es que los automóviles circulen por vías alternativas, ¿Por qué no delimitar esa zona como peatonal y formar una infraestructura acorde a ello? Aunque claro, resulta más sencillo, supongo, correr el cordón unos metros, poner un par de focos más y mostrar en una inauguración las “grandes obras del gobierno” (y aquí no importa de qué gobierno hable).
Reconquista no es una ciudad que se piense a sí misma. Se crea y se recrea en un hábitat desprolijo, en un constante aglutinamiento, en un propósito que se suma al despropósito general. Se agotan las posibilidades cuando no se puede pensar hacía adelante.
La masificación de esta ciudad es irreversible más allá que nuestros grandes arquitectos y diseñadores quieran mantener a las personas en cuatro cuadras. No pensarse como ciudad es lo peor que le puede pasar a esta sociedad.

Germán Crudeli

Basta: lo no dicho - chat

http://www.meebo.com/rooms

FeedBurner FeedCount