¿Qué necesitas para ser feliz?

sábado, 23 de agosto de 2008

Pregunta acartonada.

Pregunta que me desvela.

Pregunta que me condena a

querer más.

Siempre así, siempre igual,

prendiéndome cada día

de esa minúscula parte

que te hace feliz.

Un pimpollo al florecer,

un barco de papel y, la cara

del niño que fui haciéndolo,

dos palomas acurrucadas en una rama,

una antena que busca un canal por horas

para sólo ver una película.

La pregunta se repite,

una y otra vez como los goles por TV,

o la batidora en la masa.

Poco a poco te das vas dando cuenta,

y eso forma la sabiduría de

la apreciación,

que son pequeños instantes,

nada mas, en los que el cerebro

parece desafinar y hallar la felicidad.

Tal vez sea la esperanza de un beso del ser amado,

o la mañana luego de muchas noches,

o el grito desesperado que por fin salió,

o la autopista vacía,

tu mano en mi espalda,

la primera gota de lluvia que calma el calor,

la lata de cerveza en la heladera,

el paquete de cigarrillos recién comprado,

raspar el frasco de dulce de leche cuando esta seco,

el saludo de un amigo de hace tiempo,

la poesía tonta y sincera de los niños,

el gato que maúlla por la comida,

el olor a mi hogar al regresar,

la puerta que rechina y me avisa

que alguien llega,

la melancolía de una vieja novia,

sentir que todo te fue bien hoy,

caminar por el cordón,

tirarle piedras al río,

acertar un número a la quiniela que nunca jugué,

caer para que ella te levante,

exprimir una naranja que salpique tus ojos,

los ojos enamorados,

una botella pintada,

hacer arte con los pies,

cantar hasta la madrugada,

el bostezo contagioso,

la margarita que te regalé,

mirarse al espejo y encontrarse,

colonizar una pieza,

contar la cantidad de autos que pasan,

imaginar la vida de personas desconocidas,

cuidar un enfermo,

llegar a una ciudad nueva,

estar bien solo,

pedir perdón,

recibir una disculpa,

escribir cosas sin sentido,

intentar secarse con una toalla nueva,

dejar todo para amar nada más,

descalzarse en el pasto,

hablar con gente pura,

el abrazo de un hermano,

la unión familiar.

¿Qué necesitas para ser feliz?

Germán Crudeli

1 comentarios:

MONZ dijo...

saludoss...che nada q ver lo q uno se imagina..lo q es la magia de la radio!!!!
jaja
1 abrazoo!!

Basta: lo no dicho - chat

http://www.meebo.com/rooms

FeedBurner FeedCount