Algunas palabras para el Che

sábado, 14 de junio de 2008

La entrada en Bolivia significaba abrir una puerta para la Argentina. El che, su redención, su ocaso, su gloria, quedaría hipostizado y, lamentablemente, mitificado. El mito paga con sangre y esa era su sabiduría, el mito se hace sangre y se hizo sangre su cuerpo, y su imagen se alzó por encima de todo, sus palabras quedaron detrás, sólo un “Hasta la victoria siempre” se recuerda como un eslogan publicitario, que pena lo que le han hecho, que pena lo que te han hecho “che”.


Lo han vendido como la figura de la rebeldía, lo han mezclado con el rock y la juventud, se han olvidado de tus enseñanzas, de tus discursos, de tus días de trabajo bajo el sol construyendo viviendas, curando enfermos, atravesando distancias, surcando mares. Te han convertido en la estrella de un mercado al que tanto resististe.

Podría decir mil cosas, sin embargo me siento triste, pues hoy cumples 80 años y hace 40 que no estás. Sólo me consuela, que entre las miles de remeras, banderas y demas que llevan tu rostro, tal vez alguien lea tus principios e imite tus ideales. El resto, es únicamente marketing.

Los días de gloria - Pablo Milanés


0 comentarios:

Basta: lo no dicho - chat

http://www.meebo.com/rooms

FeedBurner FeedCount