Algunas curiosidades del loco mundo de las noticias

miércoles, 9 de abril de 2008

¿Leyendas urbanas?: El regreso de Yabrán, la cocaína enterrada y un misil a la chimenea de Botnia

Las leyendas -urbanas o no- son tan antiguas como el hombre mismo. Los Libros Sagrados de las grandes y pequeñas religiones contienen innumerables relatos que no son más que leyendas teñidas de espiritualidad. Hollywood saturó las pantallas de películas Clase B (baratas) y hasta señales televisivas como Infinito y Playboy TV tienen segmentos dedicados a sumergirse en esas borrascosas aguas en las que se mezclan ficciones con realidades difíciles de comprobar, pero terriblemente atractivas para el inconsciente de las personas.

En los últimos tiempos han surgido en la Argentina un rango de leyendas urbanas vinculadas al mundillo socio-político que comienzan a asomar la cabeza en una geografía donde hasta ahora prevalecían los cuentos de terror y suspenso.

Las Palomas asesinas de Plaza Congreso... en la época del gobierno de Fernando De la Rúa, un mes antes de su renuncia... fue hallado el cuerpo sin vida de un hombre... en las adyacencias de Plaza Congreso.... en el cadáver observaron heridas filosas como tijeras... las cuencas oculares estaban desaparecidas y también parte de los intestinos...El humor disparatado dentro del Congreso cree que lo que le pasó al pobre hombre estaba preparado para el Presidente Fernando De la Rua... pero como abandonó el cargo sólo no hizo falta... Lo de las Palomas Asesinas del Congreso fue una prueba piloto... (www.afuerahayalgo.com.ar).

Si esta leyenda tiene los visos macabros que predominan en este género casi irreal, hay otras que no lo son tanto y muchos se atreven a decir que no son cuentos de ficción sino realidades que aún no se transfieren del campo virtual a la crónica periodística..., pero que ya llegarán . Aquí van tres ejemplos de las nuevas leyendas urbanas que tanta fascinación nos origina.

1) El cartero llama dos veces. En el invierno de 2006, las calles de Pinamar gozaban de la acostumbrada tranquilidad pueblerina. Todos se conocen en el lugar, por eso llamó la atención la presencia de una desconocida 4x4 -con vidrios polarizados- surcando lentamente entre los médanos y caminos céntricos y suburbanos.

El conductor solitario de tanto en tanto bajaba la ventanilla y miraba con picardía a algunos vecinos a quienes parecía reconocer. Su rostro era desconocido... pero su sonrisa lucía familiar. En el Municipio ahora castigado por el “caso Porretti”, hay quienes dicen que esa inconfundible sonrisa pertenecía al otrora cartero que tanto amaba esas playas. Hasta Jorge Asis hizo alusión en su sitio digital a esta visión nada fantasmal que dicen haber tenido varios habitantes de Pinamar. El regreso de Alfredo Yabrán fue la comidilla de los pinamarenses durante mucho tiempo desde aquella aparición misteriosa de la 4x4 y el hombre de la sonrisa perpetua... ¿leyenda urbana o realidad?

2) Misiles para Botnia. Cuando nada parecía disuadir las violentas relaciones entre Gualeguaychú y Uruguay por el tema de la pastera Botnia, una inquietante versión surcó al pueblo entrerriano. Un militar retirado a quien se lo vinculó con los “carapintadas” hace dos décadas, ahora con intereses comerciales en la zona que podría afectar la contaminación, intentó recolectar fondos para adquirir en el mercado negro de armamentos un misil de los denominados tierra-tierra con el que intentaría volar la chimenea humeante de la planta conflictiva .

El informe le llegó al propio despacho del entonces gobernador Jorge Busti, quien siempre se encargó de negar la versión misilística. Pero si se hubiera tratado solamente de un rumor diseminado con el fin de atemorizar a los responsables de Botnia, el Gobierno no hubiera realizado una pesquisa minuciosa entre los sospechosos de estar detrás del presunto atentado para tratar de desarmarlo si en realidad el misil existiese. Nunca se halló nada, pero aún hoy no pocos entrerrianos sostienen que si la Corte de la Haya termina favoreciendo a Uruguay, la chimenea de Botnia volará en mil pedazos. Leyenda urbana o no, el rumor no cesa de correr a la vera del Río Uruguay.

3) Polvo de estrellas. Hay un rumor que dice que Marco Estrada González, líder de una facción de los narcosenderistas, enterró 200 kilos de cocaína en algún sitio de la villa 1-11-14 antes de fugarse al Paraguay, donde continúa detenido a la espera de una extradición a la Argentina que ya se mira como casi imposible La versión cobró forma de leyenda urbana semanas atrás, ahora que está en juego la sucesión del jefe narco.

Su delegado en esta puja hasta ahora pacífica es un joven conocido con el alias de “Ban-Ban”. En los nerviosos pasillos de la ciudad del Bajo Flores muchos hablan de ese tesoro escondido pero nadie tiene referencias de las coordenadas geográficas para hallarlo. Los cazadores de fortuna tienen el acceso vedado a la villa por razones obvias (los matarían en menos de lo que canta un gallo)..., pero tampoco nadie tiene la certeza de que la versión no sea un movilizador utilizado por el Jefe Marco para evitar el desbande de su tropa y la desobediencia que conlleva el estar preso y lejos de su gente. Doscientos kilogramos de cocaína representan mucho dinero y sea cierto o leyenda urbana, la búsqueda del tesoro continúa en silencio hasta estos días.

Encuesta del INDEC: ¿Recuerda cuántos porros se ha fumado Ud. durante los últimos seis meses?


Desde hoy el Gobierno encuestará 51 mil hogares para tratar de conformar un mapa del consumo de drogas que ayude a argumentar la despenalización impulsada desde el propio seno del Ejecutivo.


El hecho de que sea el Indec, con la conflictividad que reina en su interior, y la metodología que se pensó para el relevamiento, generaron las dudas de expertos en la materia y de trabajadores del organismo.

El gobierno nacional comienza hoy una encuesta sobre 51 hogares de las ciudades de más de 5 mil habitantes con el fin de indagar sobre los hábitos de consumo de drogas en la población que va de los 16 a 65 años, y como una manera de darle solidez al proyecto de despenalización que tiene como mayor promotor al ministro de Justicia, Aníbal Fernández.

Se trata de una encuesta que llevará adelante el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC), que buscará conformar un mapa nacional del uso y abuso de la marihuana, la cocaína, el paco, el éxtasis, la pasta base, los sedantes y el alcohol, con preguntas tales como ¿alguna vez probó?, ¿qué edad tenía?, ¿cada cuánto consumía o consume?

Si bien la encuesta estipula la confidencialidad de los datos ofrecidos por los encuestados, dos interrogantes parecen despuntar apenas se indaga sobre el asunto: ¿un chico de 16 años sostendrá consumir drogas ante un encuestador que lo visita en su casa, ante los ojos de su madre?, y ¿está el INDEC, con los conflictos generados desde enero de 2007, en condiciones de llevar a cabo esta investigación?

La socióloga Victoria Rangugni, investigadora del Instituto Gino Germani (vinculado a la Universidad de Buenos Aires), aseguró en dialogo con que “la cuestión metodológica puede ser un problema”, “el acceso a la información” puede producir un “sesgo” importante. Es que un “acceso más directo” a los consumidores podría ofrecer mejores resultados.

Para ello, Rangugni ensayó la posibilidad de la técnica de “bola de nieve”, es decir que el contacto que establece el encuestador con consumidores, que a su vez lo ponen en contacto con otros usuarios de drogas, lo lleven a ampliar su estudio dándole, además, mayor “representatividad”, al resultado final.

Otra posibilidad que barajó la socióloga es realizar la encuesta en otros ámbitos, distintos a los de los hogares, como por ejemplo las escuelas, los clubes, los centros de salud comunitarios, el encuestado complete el formulario y, (sin ningún tipo de datos personales) lo deposite en una urna.

En cuanto a la posibilidad de que el INDEC realice la encuesta más importante que lleva adelante, después de la Permanente de Hogares, aquella que mide los índices socioeconómicos de la población, cuando desde hace 16 meses mantiene un conflicto interno con respecto a los cambios efectuados en la cúpula directiva y las nuevas metodologías de análisis, es un tema a tener en cuenta.

Luciano Belforte, delegado de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en el Indec, sospechó que los encuestadores “no deben tener las capacidades” suficientes para llevar a buen puerto la investigación. El Indec “no está en condiciones” de adentrarse en un trabajo de estas dimensiones, afirmó.

Mientras tanto, el ministro Aníbal Fernández, que funciona en el gabinete como el mayor promotor dentro del Gobierno a favor de la despenalización, sostuvo al diario Crítica que “ digan lo que digan, vamos a sostener la posición de que se debe despenalizar la tenencia para consumo que castiga a los chicos. Perseguiremos a los narcos, no a los pibes”.

Sobre esto también se refirió Rangugni cuando indicó que “la despenalización ayuda a planear políticas informativas” que en la situación actual serían caer en la apología del delito. Mantener oculto el consumo sólo hace “más fácil la estigmatización” del consumidor.

La encuesta, de 19 páginas, la diseñó un equipo integrado por profesionales de los ministerios de Justicia, Salud, Desarrollo Social, Educación, el Comité Científico Asesor en materia de Drogas y técnicos del Indec durante todo 2007.

¿Por qué no se puede comer carne de perro?


Una pizzería fue clausurada por inspectores de sanidad por vender empanadas rellenas con carne de perro.


Pero, no comer carne canina ¿es una cuestión cultural o de salud?

Una pizzería de la localidad de Ituzaingó fue clausurada ayer por los inspectores de sanidad por vender empanadas de carne de perro. Pero, ¿por qué los occidentales no comemos carne de perro? ¿Es una cuestión cultural o de salud?

“En un principio todas las carnes pueden comerse si es que fueron controladas sanitariamente. Esto se debe a que cualquier carne, ya sea de vaca o de perro, puede transmitir enfermedades. Por eso, debe pasar por rigurosos controles. Si la carne, sea del animal que sea, está controlada por el SENASA -que asegura que no esté contaminada y que no tenga ninguna enfermedad que pueda transmitirse- no hay impedimento para ingerirla”, explicó Adelina Ordóñez, presidenta de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas.

De todos modos, para la especialista “hay una cuestión cultural que hace que nosotros no comamos carne de perro salvo en situaciones extremas”.


La nutricionista Leticia Ravadero coincidió con su colega: “Si la carne no está contaminada puede comerse. Pero hay una cuestión emotiva que aún no teniendo contraindicaciones influye”.

Más allá de esto, el capitulo VI del Código Alimentario Argentino dice que “Carne es la parte comestible de los músculos de los bovinos, ovinos, porcinos y caprinos declarados aptos para la alimentación humana por la inspección veterinaria oficial antes y después de la faena (...) Con la misma definición se incluyen la de los animales de corral, caza, pescados, crustáceos, moluscos y otras especies comestibles”. Y como los perros no entran en ninguna de las categorías descriptas ya que son caninos, su consumo no está permitido por la ley porque no se los considera como carne comestible. Por lo tanto, no se puede consumir, y mucho menos comercializar.

"Al no ser considerados como carne comestible no están controlados por la autoridad sanitaria, como sí las vacas y los cerdos por ejemplo, por lo que pueden tener enfermedades que puedan transmitirse al hombre ", explicó la licenciada en ciencia y tecnología de alimentos del Instituto Nacional de Alimentos Noelia Impini.

0 comentarios:

Basta: lo no dicho - chat

http://www.meebo.com/rooms

FeedBurner FeedCount